Cuenca de Pamplona

El corazón de Navarra. La capital. Como bien dicen, la ciudad verde y fortificada. Con tanta historia, desde los romanos hasta ahora. Con tantas zonas verdes, desde la Taconera hasta Yamaguchi. Y con tanta gastronomía, a dos pasos tenemos un bar.

Tan pequeña, pero tanto por ver. Pamplona no es sólo su casco antiguo, aunque tal vez ese sea el encanto de esta ciudad. Ciudad que hay que visitar mínimo dos veces: una para disfrutar de ella, cualquier época del año, y otra para disfrutar tú, en Sanfermines.

Y sí, mi ciudad me tiene enamorada. Así que os iré contando dónde comer, porque no hay cosa que me guste más que comer, qué ver y qué hacer. Y espero veros por aquí muy pronto.